El nuevo año está a la vuelta de la esquina y dejamos un 2017 cargado de ciberataques que han dado la vuelta al mundo. Por ese motivo, 2018 debe de ser un año en el que las empresas estén concienciadas de los peligros a los que se enfrentan y, por supuesto, sean conocedoras de las medidas en ciberseguridad que les garanticen la máxima seguridad de las empresas.
La autenticación y las credenciales son actualmente un foco de ciberataques. Los delincuentes lo saben y roban las credenciales para acceder a las empresas y pasar por alto los controles de seguridad corporativos. En el nuevo año, las empresas podrán acceder a sistemas de doble factor de autenticación, mas efectivos y que los fabricantes de ciberseguridad están empezando a implementar en sus soluciones técnologicas..
Watchguard nos advierte que durante 2018 aumentarán los ataques dirigidos a sistemas Linux, según un informe elaborado por Watchguad, este aumento es debido al “deseo de los delincuentes de dirigirse a los dispositivos IoT.”
Se recomienda que durante 2018 las empresas adopten el seguro de ciberseguridad, ya que en muchos casos cubren los costes del ransomware y otras ciberextorsiones y esto puede ayudar a reducir los costes de los ciberataques. Recordemos que el ransomware es una técnica a través de la cual los ciberdelincuentes piden un rescate económico a cambio de recuperar los datos y, en algunos casos, las aseguradoras se hacen cargo del rescate.
Los ataques a través de la red WI-FI ha aumentado en los últimos tiempos debido a su simpleza y a la facilidad que supone para los hackers. Esta tendencia ha hecho también que se vean afectados otros estándares inalámbricos . Por este motivo, habrá que tener cautela ya que se esperan que con el nuevo año se produzcan nuevos ataques que aprovechen la tecnología SDR para decodificar el tráfico de una variedad de dispositivos inalámbricos que incorporan protocolos como Zigbee, Sigfox, Bluetooth, RFID, LoRA y variaciones 802.11.
Apenas quedan unas horas para que comience el nuevo año y Carlos Vieria, country manager de WatchGuard nos advierte “en 2018 veremos a los ciberdelincuentes utilizando aún más dispositivos conectados a Internet para provocar mayores estragos y terribles resultados para las víctimas. En definitiva, la única forma en que los consumidores y las empresas podrán estar un paso por delante es manteniendo una visibilidad integral y capacidades de mitigación automatizadas en toda su red para que los ataques diarios puedan detectarse y bloquearse instantáneamente antes de causar cualquier daño. Sin embargo, la seguridad no es solo un problema de TI, ahora se ha convertido en un problema de gestión de riesgos para muchas organizaciones. El resultado de esto es que, en 2018, esperamos que se anuncie un entorno donde personas, procesos y tecnologías se combinen para garantizar que las organizaciones toman todas las medidas posibles para proteger a su empresa de las amenazas antes de ser atacados”.