centralita
No hace falta recordar que España está a la cabeza de la Unión Europea en consumo de Fibra Óptica, de hecho, España es el país europeo con más kilómetros desplegados de fibra óptica.
El auge de esta tecnología y su desarrollo, ha provocado el descenso de líneas ADSL, hecho que ha conllevado al cierre de las centrales ADSL en nuestro país.
El proceso de cierre comenzó en el 2014 y según la CNMC se prevé que a finales del 2017 se cierren un total de 68 centrales ADSL.
Ello significa que el cable de cobre pasará a la historia en pro de las nuevas tecnologías y la fibra óptica, una solución que no deja de crecer en los hogares y las empresas españolas.
Este cierre también afectará por lo tanto a las líneas RDSI, utilizadas todavía por algunas empresas para servicios de voz, datos y videoconferencias, siendo en la actualidad una tecnología con un alto coste y obsoleta.
El proceso de cierre de las centralitas de cobre supondrá grandes avances en las empresas, ya que las centralitas virtuales están basadas en la tecnología VoIP, lo que supone un ahorro económico muy significativo, mayor seguridad gracias a la tecnología de autenticación y cifrado de datos y máxima movilidad para las empresas ya que pueden disponer de extensiones telefónicas en cualquier lugar con conexión a internet.
El proceso de cierre se está haciendo de forma progresiva y por zonas, información pública que se puede consultar a través del siguiente enlace.